Clausura del Año de la Fe en nuestra parroquia

El próximo martes, 19 de noviembre, a las 21h. en la Sala del Beato Tito Bransdma de nuestra Parroquia, tendrá lugar una conferencia sobre el Año de la Fe que hemos vivido y celebrado, y que convocó el Papa Benedicto XVI con motivo del 50 aniversario del Concilio Vaticano II, que ha ayudado a introducir a la Iglesia en el Tercer Milenio.

La conferencia la dará nuestro Vicario Parroquial, el Padre Jordi Maria Gil, y estamos todos invitados aasistir y escuhar lo que significa la Fe en la vida del cristiano.

Asimismo el Domingo 24 de noviembre, a las 12h. tendrá lugar la Clausura de este año de la Fe con la celebración de la Misa Solemne es nuestro Templo, a la que estamos todos invitados. 

EL AÑO DE LA FE 2012-2013 – 

Con la Carta apostólica Puerta Fidei, del once de octubre de 2011, el Santo Padre Benedicto XVI ha proclamado un Año de la Fe, que comenzará el once de octubre de 2012, en el 50 aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, y concluirá el 24 de noviembre de 2013, Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

Este es un acontecimiento eclesial de primer orden de la que los cristianos no podemos estar ignorantes o al margen, por qué se trata de una propuesta del Santo Padre para la Iglesia universal. Pero, ¿qué significa el año de la Fe? ¿Qué supone? ¿Para qué sirve? ¿Por qué se convoca? Son algunos de los interrogantes que nos podemos hacer y de los que me gustaría poder dar respuesta sencilla, adecuada y accesible a cualquier creyente.

¿Por qué convocar un año con una dedicación especial?

Es tradición en la Iglesia acentuar aspectos importantes de la vida cristiana con la convocatoria universal de años dedicados especialmente a reflexionar, exaltar o celebrar eventos importantes. Todos recordamos el Año Jubilar del 2000 con el paso al nuevo milenio que se preparó con tres años dedicados al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. También más recientes han sido el Año Sacerdotal, el Año de la Eucaristía, el Año de la Inmaculada y otros más que han contribuido al crecimiento espiritual de la Iglesia.

¿Por qué un Año de la Fe?

Porque es una ocasión propicia para que todos los fieles comprendan con mayor profundidad que el fundamento de la fe cristiana es el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida. Fundada en el encuentro con Jesucristo resucitado, la fe podrá ser redescubierta integralmente y en todo su esplendor. También en nuestros días la fe es un don que hay que volver a descubrir, cultivar y testimoniar.

¿Por qué precisamente este año?

Porque coincide con el recuerdo agradecido de dos grandes eventos que han marcado la Iglesia de nuestros días: los cincuenta años pasados ??desde la apertura del Concilio Vaticano II y los veinte años desde la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica, que ha sido un auténtico fruto del Concilio y manifiesta de verdad una cierta sinfonía de la fe.

Pero ¿no será mejor obrar la caridad y dejar la fe por supuesta?

La Iglesia se ocupa incesantemente en obras de caridad, de justicia social y de promoción cultural como consecuencia obvia de la fe. Pero este presupuesto no siempre aparece como tal en muchos cristianos, e incluso a veces es negado debido a una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas. Por eso es la oportunidad de ayudar a la profesión de la fe verdadera ya su recta interpretación. Y la oportunidad también de intensificar el testimonio de la caridad, porque, como dice el apóstol Santiago: ¿De qué le sirve a un decir que tiene fe si no tiene obras? Si no se tienen obras, esa fe está muerta por dentro; muéstrame tu fe sin obras, y yo con mis obras te mostraré la fe (St 2, 14-18). La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.

¿Qué pretende el Año de la Fe?

Que nadie se vuelva perezoso en la fe. Por ello, el Año de la Fe desea contribuir a una renovada conversión al Señor Jesús y al redescubrimiento de la fe, de modo que todos los miembros de la Iglesia sean para el mundo actual testigos gozosos y convincentes del Señor resucitado, capaces señalar la “puerta de la fe” a tantos que están en busca de la verdad.Esta “puerta” abre los ojos del hombre para ver Jesucristo presente entre nosotros.

¿Que supondrá el Año de la Fe?

Supondrá una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor. Supondrá un impulso a la nueva evangelización para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe, ya que la fe crece y se fortalece creyente. En este sentido, será una oportunidad de profundizar en el contenido de la fe y hacer más auténtico el acto de fe con que nos entregamos totalmente y con plena libertad a Dios. Porque es inseparable del acto de fe con la que se cree y el contenido de la fe a la que prestamos nuestro asentimiento, como dice S. Pablo: Con el corazón se cree y con los labios se profesa (Rm 10, 10).

¿Como se va a celebrar este año de la Fe?

Queremos celebrar año de manera digna y fecunda. Habrá intensificar la reflexión sobre la fe para ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa, sobre todo en un momento de profundo cambio como el que la humanidad está viviendo. Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras catedrales e iglesias de todo el mundo, en nuestras casas y con nuestras familias, porque cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a las generaciones futuras la fe de siempre. En año todos encontrarán la manera de profesar públicamente el Credo.

¿Qué textos serán esencial el Año de la Fe?

Por su puesto que el Credo, como resumen de la fe que profesamos. Pero el Año de la Fe es la oportunidad de conocer mejor los textos del Concilio Vaticano II y especialmente el Catecismo de la Iglesia Católica, subsidio precioso e indispensable que recoge de manera sistemática el contenido de la fe, es regla segura para la enseñanza de la fe e instrumento válido y legítimo al servicio de la comunión eclesial. A través de las páginas del catecismo se descubre que todo lo que se presenta no es una teoría, sino el encuentro con una Persona que vive en la Iglesia.

¿Qué actos están previstos para el Año de la Fe?

Diversos actos y acciones, tanto de carácter universal, como diocesanos y parroquiales tendrán lugar en ese Año de la Fe. De ellos se irá dando cumplida cuenta en nuestras parroquias. Pero de momento conviene destacar que en nuestra diócesis tendrá una particular incidencia en todos los grupos del Itinerario Diocesano de Renovación que durante el Año de la Fe seguirán su formación centrados en el tema de este año que tiene como lema ” Para mí la vida es Cristo “. Además en el tiempo de Cuaresma se va a vivir en toda la diócesis, lo que nuestro Arzobispo ha denominado Misión Valencia Puerta Fidei.

Con la ayuda de sus sacerdotes tendréis más detallada información y con el entusiasmo de todos los creyentes podremos suscitar más iniciativas parroquiales para vivir auténticamente año de la Fe.

DEJA UNA RESPUESTA

15 − dos =