In Memoriam del Cardenal Ricardo María Carles Gordó

El Cardenal Ricardo María Carles Gordó, falleció el pasado 17 de diciembre, a los 87 años de edad. El Arzobispo emérito de Barcelona tuvo que ser ingresado el pasado 22 de noviembre en Tortosa a causa de un ictus, del que no se llegó a restablecer.

En la Conferencia Episcopal Española fue Vicepresidente de la CEE de 1999 a 2002 y miembro del Comité Ejecutivo de 1990 a 2005. Además, formó parte de la Comisión Episcopal del Clero, de 1972 a 1975, y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones, de 1972 a 1978. Por otro lado, fue Presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia (1978-1984) y Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades (1984-1990).

Como Arzobispo de Barcelona visitó en diversas ocasiones nuestra parroquia de Santa Joaquina de Vedruna, siempre con buen ánimo y celo pastoral, teniendo el detalle de enviar personalmente a varias familias misioneras de nuestra parroquia a la misión en celebraciones realizadas en la Catedral de Barcelona. En 1991 envió dos familias a Ecuador y en 2001 a Finlandia. Además presidió  también en la Catedral la Eucaristía de Acción de Gracias por la Aprobación de los Estatutos del Camino Neocatecumenal en marzo de 2003 con todas las comunidades de la diócesis.

Arzobispo de Barcelona hasta 2004

El Cardenal Ricardo María Carles nació en Valencia el 24 de septiembre de 1926. Realizó estudios primarios en la escuela de las Teresianas y secundarios en la de San José de los Padres Jesuitas, las dos en su ciudad natal. Ingresó en el Seminario Mayor de Valencia y a la vez en el Colegio del Corpus Christi, también nombrado «del Patriarca». El 29 de junio de 1951 es ordenado sacerdote y dos años después se licencia en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca.

En 1953 es nombrado párroco y arcipreste de Tabernes de Valldigna y en 1967 es trasladado a la parroquia de San Fernando de la ciudad de Valencia. Actúa como consejero de la JOC y responsable de la formación de los diáconos, posteriormente es nombrado delegado episcopal para el clero y consejero diocesano de pastoral familiar.

El 3 de agosto de 1969 es consagrado Obispo de Tortosa. El 23 de marzo de 1990 es nombrado Arzobispo de Barcelona, donde crea un Instituto de Teología Espiritual. El día 26 de noviembre de 1994 es creado Cardenal con el título de Santa María Consolatrice al Tiburtino. Al año siguiente, el Papa Juan Pablo II lo nombra miembro del consejo de cardenales para el estudio de los problemas económicos y organizativos de la Santa Sede. En el año 2001 y de acuerdo con lo previsto en el Derecho Canónico, presentó la dimisión de su cargo arzobispal, que no le fue aceptada hasta el 15 de junio del 2004. Cuando cumplió ochenta años, en 2006, perdió la condición de cardenal elector.

Desde nuestra parroquia agradecemos todos estos años que lo hemos tenido como nuestro Pastor, y expresamos nuestro dolor por su pérdida y oramos por su eterno descanso en la casa del Padre, esperando interceda por nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.