Kiko Argüello anima a los jóvenes a rezar el rosario que tantos frutos ha dado al Camino

Kiko Argüello, inicador del Camino Neocatecumental, animó el pasado 31 de mayo a unos 200 jóvenes, muchos de nuestra parroquia de Santa Joaquina, a continuar rezando el rosario diariamente en un encuentro en la parroquia de las Santas Juliana y Semproniana de Sant Adrià del Besos.

Los jóvenes pertenecen a dos grupos que rezan a diario esta oración delante del Santísimo, por dos misiones ad gentes de la Nueva Evangelización. Una en la ciudad de Pau, al sur de Francia, y otra en Laussane, capital del cantón suizo de Vaud. Zonas muy secularizadas donde han sido enviadas unas familias españolas para abrir la Iglesia Católica, mediante este itinerario de fe que es el Camino Neocatecumenal.

Durante el encuentro Kiko Argüello agradeció a los jóvenes sus oraciones por estas misiones y les animó a perseverar en una oración que “tantos frutos ha dado al Camino”. De hecho, Argüello aseguró que él mismo consagró el Camino a la Virgen del Rosario de Pompeya, cuya festividad se celebra el 8 de mayo. Una fecha que posteriormente ha sido muy relevante para este camino de iniciación cristiana y en la que, por ejemplo, se tocó la sinfonía de “El sufrimiento de los inocentes”, compuesta por el mismo Argüello, en el Lincoln Center de Nueva York, ante la comunidad más importante de judíos del mundo.

Esta obra musical, cogiendo como referencia el dolor de la Virgen María cuando ve a su hijo clavado en la cruz, momento en el que una espada atraviesa su alma (Lc 2, 35), intenta plasmar el padecimiento de tantas personas inocentes que sufren a diario en todo el mundo sin merecerlo. Un dolor semejante al que padeció el pueblo judío durante el Holocausto a manos de los nazis.

Aunque no compuesta con esta intención, todos los hebreos que la escuchan reconocen este paralelismo y, tal y como recordó Argüello durante el encuentro, “se quedan maravillados” y llegan a asegurar que esta obra “ se ha realizado gracias a la sangre de los centenares de judíos que murieron en los campos de concentración”

La sinfonía se ha tocado también en Jerusalén, en el campo de concentración de Auschwitz (Polonia), delante de la puerta de la muerte, y recientemente en Tokio (Jpón), en recuerdo de las víctimas de desastre nuclear de Fukushima.

El Camino Neocatecumenal es un itinerario de formación cristiana postbautismal iniciado por el mismo Kiko Argüello con la ayuda de la laica Carmen Hernández y el sacerdote Mario Pezzi, con quienes además conforma el Equipo Responsable Internacional del mismo. Actualmente está en más de 120 naciones, ha ordenado a más de 2.500 sacerdotes y tiene unos 2.700 seminaristas.

por Lluís Llaquet

DEJA UNA RESPUESTA

tres × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.