V centenario Santa Teresa de Jesús

TERESA DE JESÚS – DOCTORA DE LA IGLESIA

Teresa nació en Ávila el 28 de marzo de 1515 de D. Alonso Sánchez de Cepeda y Dª Beatriz de Ahumada. Perteneció a una familia de ascendencia judía convertida, inserida en la sociedad de Ávila. Era una familia numerosa compuesta de nueve hermanos y tres hermanas. Religiosa y devota a la manera de entonces, y relativamente abierta a la cultura, aprende a leer y escribir.

Huérfana de madre a los 13 años, cuando cumple los 20 años inicia un nuevo periodo de su vida, se escapa de casa y entra en el Monasterio de la Encarnación de carmelitas, en Ávila, allí permanece hasta 1562 que inicia su obra de fundadora y reformadora con la fundación del Carmelo de San José en Ávila, al que le siguen otros 16 en la diversa geografía española.

Dentro del Carmelo de siempre, Teresa había fundado una familia nueva, con ideales y misiones bien definidas y con fuerza expansiva que superó todas las previsiones. En el Carmelo su iniciativa se introduce con originalidad y novedad -carisma y estilo de vida nuevo- pero sin rotura con el Carmelo de origen. Mantiene permanentes los vínculos de unión con su antiguo monasterio de la Encarnación, de donde salieron buenas y numerosas vocaciones. El genuino sentimiento de unidad familiar fue para ella la Regla del Carmelo, y los primeros carmelitas: “De esta casta venimos de aquellos antiguos padres nuestros del Monte Carmelo. Solidez que ella conjuga bien con el lema “ahora empezamos” (F 29,32).

Ante Teresa nos encontramos con una persona que ha escrito su propia biografía. Cuando tiene cerca de 50 años termina el “Libro de la Vida”, narración autobiográfica, si bien introduce cortes de mística, según su experiencia. Y el último año de su vida concluye con otra autobiografía, el “Libro de las Fundaciones”. Sus altibajos en la vida carmelita de crisis y de conversiones, el paso a la vida mística y la preocupación angustiosa de discernir y entender los fenómenos místicos que le ocurrían, la lleva a la gran preocupación por la formación espiritual de las carmelitas. Esta motivación la lleva a escribir los capítulos 32 al 36 de la “Vida”, además de el “Camino de Perfección”, “Las Moradas o Castillo Interior” y finalmente el “Libro de las Fundaciones”, e innumerables cartas. La casi totalidad de sus escritos tienen como destinatarias sus monjas, con una manifiesta intención direccional. Escribe para transmitir su mensaje espiritual y ponerlo en contacto personal con la experiencia vivida por ella. Pero los escritos de Teresa también se dirigen hoy y en todas las épocas a los cristianos que desean vivir una experiencia mística de encuentro con Dios a través de la humanidad de Jesucristo que se hizo hombre por nosotros y por nuestra salvación.

A continuación, vamos a copiar algunos textos que sirvan como aperitivo para ir al encuentro de los libros escritos por Teresa y profundizar en ellos.

“Mirad que importa esto mucho más que yo os sabré encarecer. Poned los ojos en el Crucificado, y haráseos todo poco. Si Su Majestad nos mostró el amor con tan espantables obras y tormentos, ¿cómo queréis contentarle con sólo palabras?” (7M 4,9)

“¿Pensáis que importa poco para un alma ver que no ha menester para hablar con su Padre Eterno ir al cielo ni para regalarse en El que ni ha menester rezar a voces? Por paso que hable, la oirá; ni ha menester alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen huésped; sino con grande humildad hablarse como a padre, pedirle como a padre, regalarse con El como padre, entendiendo que no es digna de serlo” (C 46,2) “Nada te turbe/ Nada te espante, / Todo se pasa, / Dios no se muda, / La paciencia / Todo lo alcanza; / Quien a Dios tiene / Nada le falta; / Sólo Dios basta” (Poesías).

ESTE V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SANTA TERESA, NO PODEMOS DEJARLO PASAR SIN CONOCERLA Y AMARLA MÁS.

COMO CARMELITAS, NUESTRA IGLESIA HA SIDO DECLARADA TEMPLO JUBILAR DESDE EL 15 DE OCTUBRE DE 2014 AL 15 DE OCTUBRE DE 2015. EN ESTA IGLESIA SE PUEDE GANAR LA INDULGENCIA PLENARIA SEGÚN LAS NORMAS ACOSTUMBRADAS.

DECRETO 21 /14.- Barcelona, 14 de octubre de 2014

De acuerdo con el decreto de la Penitenciaria Apostólica de 24 de abril de 2014 que concede a los obispos diocesanos que concreten los lugares y las celebraciones en que se puede recibir el don de la indulgencia plenaria con motivo del Año Jubilar Teresiano que se celebrará del 15 de octubre del 2014 al 15 de octubre de 2015;

Dado que la Indulgencia Plenaria se concede a los fieles verdaderamente arrepentidos, con las condiciones de costumbre (Confessión Sacramental, Comunión Eucarística y plegaria por las intenciones del Santo Padre), que visiten en forma de peregrinación alguna catedral, templo o santuario jubilar y allí asistan a algún rito sagrado o, al menos oren durante un tiempo suficiente ante alguna imagen de Santa Teresa solemnemente expuesta, acabando con la plegaria del Padrenuestro, Credo, invocación a la Virgen maría y a Santa Teresa de Jesús;

Dado que aquellos que se encuentren impedidos por causa de la edad o la enfermedad, podrán igualmente obtener la Indulgencia Plenaria con las mismas condiciones antes nombradas, si ante alguna pequeña imagen de Santa Teresa de Jesús, dicen en su casa o allí donde el impedimento los retiene (por ejemplo en una capilla del monasterio, del hospital, del centro sanitario, del centro penitenciario, etc.) el Padrenuestro, el Credo y otras plegarias conforme a las finalidades del Año Jubilar Teresiano, ofreciendo sus sufrimientos o aflicciones de la propia vida;

POR EL PRESENTE decreto declaro ?templos jubilares? además de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Barcelona, la Parroquia Santa Teresa de Jesús, de Barcelona (C/ Llobregós,130), el Santuario de la Mare de Déu del Carme, de Barcelona (Av. Diagonal, 424), el Monasterio de la Inmaculada de las Carmelitas Descalzas, de Barcelona (C/ Inmaculada, 37-45), la Iglesia de la Mare de Déu del Carme, de Badalona (C/ Sant Miquel, 44), el Monasterio de la Inmaculada de las Carmelitas Descalzas, de Mataró (Av. Can Torner, 63), el Monasterio de la Sagrada Familia de las Carmelitas Descalzas, de Tiana (C/ Montalegre, 9-11) así como la Parroquia de Santa Joaquina de Vedruna, de Barcelona (C/ Sant Hermenegild, 11-13) y el Monasterio de la Encarnación de las Carmelitas, de Barcelona (C/ Panamà, 12-16).

Lo decreta y firma el Emmo. y Rvdmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Barcelona.

Lluís Martínez Sistach

Cardenal Arzobispo de Barcelona

DEJA UNA RESPUESTA

13 − 10 =