Jesús de Nazaret de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI en diez frases del obispo Martínez Camino

Es el libro de la vida de Ratzinger, es un libro histórico, es un libro providencial. Estas fueron algunas las palabras de monseñor Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid y secretario general de CEE –antiguo catedrático de Cristología en la Facultad de Teología de San Dámaso- en la presentación de la segunda parte de “Jesús de Nazaret”, en acto organizado por Ediciones Encuentro, editora en español del libro, en Madrid en la mañana del viernes 11 de marzo de 2011


 

1.- “El Papa teólogo sabe muy bien lo que se juega en la cuestión de Jesús de Nazaret. Se juega el ser o el no ser de la fe cristiana”.

2.- “La fe cristiana es la fe en la acción de un hombre, que a su vez es el Hijo de Dios. Lo específico de la fe es que Dios se ha hecho historia, ha asumido nuestra historia porque es un Dios compasivo, que padece el sufrimiento de la Humanidad que se deriva del pecado y de la libertad”.

3.- “La única imagen real que se da de Jesús es la que se da en los Evangelios

4.- “Es obra de Joseph Ratzinger, no de Benedicto XVI. No es un documento del magisterio del Papa, sino del teólogo que ahora es Papa”, que ya lo estaba escribiendo desde 2003, dos años antes de ser elegido Papa”.

5.- Ya desde entonces “estaba convencido de que iba a ser el libro de su vida”, y que recogía “su visión personal del rostro de Dios revelado en Jesucristo”.

6.- Cuando fue elegido Pontífice, “muchos temimos que esta obra iba a quedar como un deseo. Pero hoy tenemos ya la realidad casi completa, sólo falta una tercera entrega, que previsiblemente será más breve, sobre la infancia de Jesús”.

7.- “Es admirable que el Papa se haya tomado el tiempo y haya tenido el empeño de llevar a cabo ese proyecto que estaba pensado para su jubilación”. Sólo por esta razón, añadió monseñor Martínez Camino, “es un libro que hace historia”.

8.- En los últimos años se ha puesto en duda la visión histórica de Jesús, “y eso es el ser o no ser de la fe. Si Jesús no hubiera nacido de María, si no hubiera predicado el Reino de Dios como una autoridad única, si no hubiera muerto en la Cruz en Jerusalén, condenado por una conjunción de intereses entre los dirigentes del pueblo judío y la autoridad romana, si con esa muerte no hubiese asumido y superado los sacrificios de Israel, si esto no hubiera sido corroborado en la Resurrección, la fe cristiana sólo sería el producto de un malentendido o de algún miserable engaño”.

9.- ¿Fue aquello así? ¿Es aún así?, es la doble pregunta que se hace Ratzinger, y de la que ofrece “una respuesta positiva, rigurosa y sencilla”. Es, pues, “providencial” el hecho de tener un Papa teólogo en un momento “en que se pone en cuestión la historicidad de Jesús”.

10.- “Jesús no puede ser un político ni un moralista. Y la Iglesia no puede ser política”. “Si entendemos quién es Dios, el Dios verdadero que se revela en Jesucristo, eso influye en todos los ámbitos de la vida, también en la política, los tribunales y la prensa”. “Política y religión son temas distintos, pero hay una relación entre ellos”, “hay que evitar la mezcla de política y religión”.

DEJA UNA RESPUESTA

dieciseis − tres =