El Papa y la raiz judia del cristianismo

 

Entrevista al Papa Francisco, publicada el 13 junio 2014
P: ¿Por qué es importante para todo cristiano visitar Jerusalén, Israel, Tierra Santa en general?
R: La referencia de la Revelación para nosotros. O sea, todo empezó ahí. Fue la promesa que se hizo a nuestro padre Abraham, lo que vio Moisés desde el monte Nebo, lo que Josué hizo, entrar… con los profetas, todo, no sé… esa historia tan larga, después bautistas, Jesús, muerte, resurrección… Es como un adelanto de lo que nos espera allá, es como, entre comillas, “el cielo en la tierra”, o sea, de alguna manera un encuentro con lo que nos espera allá, con la Jerusalén celestial.
Usted me dijo hace un año aquí cuando estábamos charlando “dentro de cada cristiano hay un judío”.
R: Sí, sí.
P: Y me explicó así su relación hacia el judaísmo y me habló también del problema del antisemitismo. Los últimos días ha salido una encuesta sobre el antisemitismo en Europa, muchas manifestaciones, un aumento preocupante… ¿Cómo lo ve esto, Papa Francisco?
R: Son dos preguntas que usted me hace aquí. ¿Por qué digo que dentro de cada cristiano hay un judío? Quizá la expresión más correcta es “usted no puede vivir su cristianismo, usted no puede ser un verdadero cristiano, si no reconoce su raíz judía”. Si yo no reconozco mi raíz judía – no hablo de judío en el sentido semítico de raza de la palabra, como entre los judíos hay tantos judíos que no son semitas, ¿No?, en sentido religioso, y creo que el diálogo interreligioso tiene que ir ahondando en esto, en la raíz judía del cristianismo y el florecimiento cristiano del judaísmo y dialogar ahí. Es un desafío porque… eso, Papas [“patatas”] calientes en la mano, ¿No? Pero como hermano se puede hacer bien, yo rezo todos los días el oficio divino con los salmos de David, los 150 salmos los pasamos en una semana, o sea mi oración es judía ahí. Tengo la eucaristía, que es cristiana… Ésa es la primera pregunta, por eso digo que tiene que reconocer uno eso… La segunda es el antisemitismo… Bueno, las interpretaciones que justifican el antisemitismo las conoce usted mejor que yo, la leyenda negra, el judío sin patria… vagabundo, ¿No?
P: ¿El pueblo deicida?
R: El pueblo deicida, eso fue una de las cosas muy duras, el Concilio Vaticano II cortó con eso, de frente y le costó mucho a la Iglesia Católica por estos grupos más… No sabría explicar por qué se da, pero es verdad lo que usted dice… está muy unido a, en general, no es una regla fija, pero muy unido a las derechas, ¿No? O sea, generalmente el antisemitismo anida mejor en las corrientes políticas de derecha que de izquierda, ¿No? Eso es lo que quiero decir cuando digo que está muy unido. Pero no terminó. Incluso tenemos personas negacionistas del Holocausto. Hoy. Una locura. Pero se da, ahora. ¿Cómo se explica que hoy día haya eso?
P: Y de hecho cuando usted estaba en el Museo del Holocausto, en el Yad Vashem en Jerusalén, le besó la mano a seis supervivientes del Holocausto. Y se habla, y yo además leí en su libro, la idea de quizás abrir los archivos de la época de la Shoá, del Holocausto, del Vaticano. ¿Sigue teniendo este proyecto, esta idea?
R: Los archivos del Vaticano son para el servicio de la historia, están sujetos a los pactos internacionales de apertura de archivos, los del Vaticano de una manera especial con Italia. Pero una vez cumplido el tiempo, yo no veo dificultad de que se abran los archivos, cumplidas las cosas que hay que cumplir según los pactos. Pasa aún, va a ser un aporte a la historia, ¿No? Y va a traer mucha luz. Y a mí me preocupa una cosa en esto, y te voy a ser muy franco. La figura de Pío XII. Desde que salió la obra de teatro El Vicario, The Vicar, al pobre Pío XII le tiraron encima de todo. No quiero decir que no haya cometido errores, por ahí cometió uno, yo cometo muchos, pero de alguna manera antes se lo miraba como el gran defensor de judíos porque en cuanto a conventos romanos hubo, y de otras ciudades de Italia, escondía judíos, judíos y otros perseguidos. En Castelgandolfo habia un montón de gente judía y otros perseguidos. En la cama del Papa, en Castelgandolfo, nacieron 42 nenes, de las personas refugiadas ahí que dieron a luz, cosas que no se saben. Pero cuando murió Pío XII, Golda Meir mandó una carta muy significativa y las familias judías romanas muy agradecidas, por ahí idealizaban alguna cosa. Pero de golpe viene esta obra de teatro… a ver, a investigar quién hay… y todo el mundo se tira contra Pío XII. Con esto no quiero decir que no haya cometido errores. En la interpretación histórica, yo diría que hay que tener en cuenta algo muy importante. La hermenéutica con la que yo hago la investigación histórica sobre la realidad ¿Con qué hermenéutica la hago? Y la tengo que hacer con la hermenéutica de la época. Yo no puedo juzgar fenómenos de tres, cuatro, cinco siglos atrás con una hermenéutica de hoy, porque no me sirve, no voy a llegar nunca a la verdad. El problema de la Inquisición, que leí con mucho interés el libro que escribió el papá del actual Primer Ministro de Israel que me lo regaló él, es un problema que interpretado con nuestras categorías no entendemos. Interpretarlo. Lo cual no quiere decir que lo vamos a justificar, pero lo vamos a entender en su justa medida y ahí vamos a hacer el juicio. O sea, la hermenéutica tiene que ser hecha con los elementos de la época. Ésa es una de las cosas que quisiera subrayar. Entonces, si Pío XII habló o no habló, si dijo todo lo que tenía que decir o no, hay que ver los archivos, qué pasaba en esa época, y si era mejor que no hablara porque si no mataban más, o no, tenía que haber hablado más. No sé, pero con esa hermenéutica, y eso vale para todo. Y una segunda cosa. No es que me ponga fastidioso, pero a veces me da un poco de urticaria existencial cuando veo que todos se la toman contra la Iglesia, contra Pío XII… Todos son los comentaristas… ¿Y las potencias? Usted sabe que las grandes potencias conocían perfectamente la red ferroviaria con la que llevaban a los judíos a los campos de concentración. Tenían las fotos. No bombardearon esas redes ferroviarias. Me queda como pregunta. Entonces, hablemos de todo un poquito, creo que hay que ser muy justo en esto.

DEJA UNA RESPUESTA

cuatro + 15 =