Intervención en el Sínodo de una familia misionera del Camino Neocatecumenal

El pasado jueves 15 de octubre de 2015 ha sido la intervención de Massimo y Patrizia Paloni. Son un matrimonio del Camino Neocatecumenal, padres de 12 hijos y en misión en Holanda. Han sido invitados por el Santo Padre como auditores en el Sínodo de la Familia del 2015 que se celebra en Roma del 4 al 25 de octubre.Han hablado de gratuidad, habiendo descubierto el amor de Dios gracias a la transmisión de la fe de sus padres y a un Camino de Iniciación Cristiana. La solución a toda crisis no es otra que ayudar a que aparezca el “hombre nuevo”, por eso también de cara a la familia es necesario un catecumenado.
Han expresado su agradecimiento al Magisterio de la Iglesia, sobre todo al beato Pablo VI, quien a través de la Humanae Vitae les ha anunciado la verdad de la vida. Esa gratuidad experimentada les ha motivado a ofrecer sus vidas para la misión, porque el mundo está esperando el testimonio de la familia.

Massimo y Patrizia, como todos los que intervienen en el Sínodo, tienen un tiempo limitado. Pero hay otra presencia importante en el aula sinodal, cuyas intervenciones no son limitadas. Me refiero a su pequeño hijo Davide (David), de tan solo 4 meses, quien ha sido apodado el “padre sinodal más joven de la historia”. El más joven y el más privilegiado, ya que interviene cuando quiere en el aula sin por tanto interrumpir a nadie. Interviene para recordar en el aula aquello que dice el salmo 8: “De la boca de los niños de pecho, afirmas tu gloria, oh Señor…”. En mi opinión personal, la presencia de Davide en el Sínodo es providencial, presencia que invita a ser humildes ante el gran misterio de la familia, presencia que invita a defenderla, a ayudarla y no a ponerla al servicio de la moda o la ideología del momento. Es Dios mismo quien ha escrito la “ley” sobre la familia y a nosotros nos toca solamente leer esas huellas y seguirlas.

Intervención en el Sínodo

A continuación la intervención íntegra de la Familia Paloni en el Sínodo:

MASSIMO:
Somos Massimo y Patrizia Paloni, familia itinerante del Camino Neocatecumenal, en misión en Holanda, tenemos 12 hijos. Queremos agradecer de corazón al Santo Padre que nos haya invitado: esto nos permite dar gloria a Dios por las grandes obras que ha hecho en nuestra vida. Él ha permitido que recibiéramos la fe de nuestros padres y nos está ayudando a transmitirla a nuestros hijos, que es nuestra tarea fundamental.

Hemos experimentado, como afirma San Juan que “los mandamientos del Señor no son pesados” (1Jn 5,3).

Ha sido Dios, en efecto, quien ha obrado en nosotros, sosteniéndonos en nuestra debilidad y donándonos un corazón generoso, abierto a aceptar los hijos que nos ha regalado, y proveyendo cada día de nuestra vida: todo esto gratuita y gradualmente a través de un camino de iniciación cristiana.

El Camino promueve en las parroquias un itinerario de formación católica que lleva a las personas a alcanzar una estatura de fe adulta, a través del redescubrimiento de las inmensas gracias del Bautismo. En tal Camino, inspirado por la Virgen María, viene gestado el hombre nuevo, de modo que, a medida que crece el Bautismo, pierde fuerza el pecado original que obliga al hombre a vivir para sí mismo. Aparece el hombre celeste, capaz de amar y de abrirse a la vida y a la Iglesia.

Frente a la dramática crisis de la familia, es urgente introducir la iniciación cristiana, para llegar gradualmente a vivir la radicalidad del Evangelio que atrae a los alejados a la Iglesia.

PATRIZIA:

Desde el tiempo del noviazgo, el conocimiento del Magisterio de la Iglesia fue para mí una promesa que me llenó de alegría, porque podía adherirme a la voluntad de Dios eligiendo libremente para la vida. Junto a muchísimas familias quiero expresar mi profunda gratitud al beato Pablo VI por la encíclica Humanae Vitae, con la que la Iglesia como madre y maestra me ha anunciado la verdad de la vida. A pesar de los combates de cada día puedo testimoniar que esta promesa se ha realizado en el matrimonio: una verdadera gracia. No ha sido un peso vivir la fidelidad conyugal y la apertura a la vida, acogiendo todos los hijos que Dios nos quería dar, y he experimentado que la paternidad responsable no es decidir el número de hijos, sino más bien ser consciente de la grandeza de la vocación de colaborar con Dios en la creación de hijos para la eternidad, hijos que den gloria a Dios. Hoy me siento feliz y realizada como mujer, esposa y madre.

La gratitud por cuanto hemos recibido nos ha llevado a dejar Roma y partir a Holanda, donde desde hace once años, junto a otras familias en misión, servimos a la Iglesia local anunciando el Evangelio entre las “periferias existenciales” de Europa a tantas familias que no han tenido como nosotros la gracia de recibirlo.

Cada día, en torno a nosotros, vemos mucho sufrimiento, separaciones, abortos, personas solas sin esperanza. El mundo está esperando el testimonio de la familia cristiana y estamos convencidos de que la salvación de la humanidad pasa por la familia cristiana. Si las familias fuesen ayudadas a reconocer la verdad de la Humanae Vitae responderíamos a la crisis de la familia, porque como hemos experimentado: ¡la comunidad cristiana salva a la familia y la familia salva a la Iglesia! Gracias.

Video entrevista de la familia Paloni:

 

DEJA UNA RESPUESTA

4 × cuatro =