Tres nuevas vocaciones en los últimos meses en nuestra parroquia

Estos pasados meses de agosto, octubre y noviembre de 2021 tres jóvenes de nuestra parroquia que habían sentido la llamada a la vida consagrada y habían respondido que SI al Señor han partido de sus casas siguiendo el proyecto que Dios les había señalado. Son Eric, Estrella y Mónica, pertenecientes a varias comunidades neocatecumenales de nuestra parroquia de Santa Joaquina de Vedruna de Barcelona, y que tras un tiempo de discernimiento vocacional lo han dejado todo: carrera, trabajo, familia, amigos y su propia comunidad de origen, para adentrarse en la fantástica aventura de la vocación religiosa al servicio de la Iglesia.

Eric había sentido la llamada al presbiterado durante el tiempo de pandemia. Había entrado en una comunidad en el 2018, y aunque estaba bautizado no había sido un joven que hubiera vivido en su infancia la fuerza de la fe. Gracias al testimonio de sus padres decidió hacer una peregrinación con nuestra parroquia a Roma, para celebrar los 50 años del Camino, y con el impacto de la peregrinación decidió incorporarse a una comunidad, donde pudo recibir una palabra de parte de Jesucristo e iniciar un camino de gestación a la fe. Tras unos meses de discernimiento, en septiembre participó en la convivencia internacional del Camino en Italia y fue enviado por sorteo a Vitoria, España, donde hay erigido desde hace pocos años un Seminario Redemptoris Mater, que forma presbíteros para la misión.

Estrella y Mónica vivieron también con intensidad la llamada a la vocación consagrada. Habían crecido en familias cristianas que les habían transmitido la fe, y habían comenzado juntas a los 14 años el Camino en la misma comunidad, madurando poco a poco y durante largo tiempo esta llamada que sentían de parte del Señor, a entregarse completamente a él en un monasterio de clausura. Ambas, con pocos meses de diferencia, han entrado en el convento de Santa Teresa de las carmelitas descalzas de Vic, donde ya habían entrado numerosas chicas jóvenes del Camino de varias parroquias de la provincia de Barcelona estos últimos años.

Con estas nuevas vocaciones que han surgido estos últimos meses ya son casi una veintena los hermanos y hermanas, en su mayoría jóvenes, que han salido de nuestra parroquia en estos casi 50 años del inicio del Camino Neocatecumenal y que han entrado en numerosos conventos y seminarios para entregarse al Señor en la vocación religiosa: diocesanos, misioneros, carmelitas, hermanitas del Cordero, comboniana… El itinerario neocatecumenal se ha convertido con el paso de los años en una fuente de vocaciones y semillero de misioneros en toda la Iglesia, pues su proceso de crecimiento en la fe está intrínsecamente asociado al discernimiento de la voluntad de Dios sobre la propia vida de los catecúmenos, algo necesario y vital en la vida cristiana, que ayuda a plantearse en los hermanos la vocación a la que Dios llama a cada uno.

¡Demos gracias a Dios y sigamos rezando para que el Señor siga llamando!

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.