La pastoral de alimentos de nuestra parroquia

El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar el Consejo parroquial que se celebra periódicamente en nuestra parroquia, para tratar los asuntos propios de la misma.  Durante este Consejo se habló de la pastoral de alimentos que está realizando nuestra parroquia, y que reparte cada mes cientos de kilos de alimentos, provenientes de la organización de ‘Bancos de Alimentos’.

La pastoral, formada y animada actualmente por una veintena de personas de la misma -la mayor parte mujeres y madres de familia- y que realizan su trabajo de manera voluntaria, nació hace alrededor de dos décadas, y desde entonces ha estado ayudando a mitigar las necesidades de tantas familias que viven en situación precaria. Últimamente, y por la grave y duradera crisis económica que nos está afectando, se ha intensificado el reparto de comida, que antaño se realizaba una vez al mes, por reparto varios días a la semana, de manera que se está logrando atender a decenas de familias necesitadas que han pedido ayuda a la parroquia, la cual atiende cualquier petición sin solicitar nada a cambio, salvo confirmar que es una familia del barrio.

De nuestro arziprestazgo es una de las parroquias que está realizando esta labor caritativa de manera intensa, involucrándose de manera activa en la recolección de productos de primera necesidad y otros frescos que son retirados periódicamente por supermercados o tiendas del barrio y que de esta manera se aprovechan para dar de comer al hambriento, pues hay familias enteras que si no fuera por estos medios no podrían comer.  

Esta labor social queda además complementado por un importante trabajo evangelizador. Decía el Papa Benedicto XVI que no hay mayor acto de caridad que anunciar a Jesucristo y la Buena Noticia de la salvación a los que no lo conocen, por eso a tantos que se acercan a pedir comida. y que muestran su sufrimiento, sus problemas, y abren su vida encuentran también una palabra de ánimo y de consuelo, pues Cristo no ha venido a curar sanos sino a los enfermos y necesitados. Gracias a esta misión pastoral y de evangelización muchas personas se están acercando de nuevo a Dios y están viendo que la Iglesia les abre sus puertas, no les pide ni exige nada a cambio, y reciben como prenda el amor del Padre, gratuito e incondicional.

DEJA UNA RESPUESTA

diecinueve + uno =