Pastoral de Bautismo

El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el Espíritu (vitae spiritualis ianua) y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión’ (CEC 1213)

 

Dios os ha bendecido con un hijo, os ha hecho colaboradores suyos en la obra de la creación y de lo más grande que hay en la creación: la transmisión de la vida. Pero esta vida, que habéis transmitido a vuestro hijo, aún no es completa. Por eso, vosotros pedís a la Iglesia de Dios el Bautismo para él. Bautismo que le hará hijo de Dios y le dará la vida eterna y con ella la verdadera felicidad, que es para lo que Dios nos crea y lo que vosotros deseáis, más que nada, para vuestro hijo. La vida que de vosotros ha recibido quedaría truncada si no le transmitís, además, la vida de la fe, que en germen da el Bautismo.

 

Por eso, mal haría los padres que, teniendo fe cristiana, privaran a su hijo del gran bien de ser hijo de Dios desde pequeñito por la vida recibida en el Bautismo. Es, pues, necesario que seáis conscientes de que el Bautismo de vuestro hijo es un acontecimiento muy serio para vosotros y para él. De la fe que vosotros le transmitáis de pequeño dependerá en grandísima parte su vida cristiana de mayor.

 

Porque se trata de recibir un sacramento, que en este caso requiere la fe de los padres:

• Porque todos necesitamos siempre de una revitalización, maduración y actuación de nuestra fe.

• Porque necesitáis, quizás, rehacer un poco o mucho vuestro matrimonio para que vuestro hijo se desarrolle en el seno de una familia cristiana.

• Porque la Iglesia necesita una expresión de la fe de los padres antes de administrar el sacramento de vuestro hijo.

 

Por eso, ante la necesidad imprescindible de tener una preparación lo más suficiente posible para este acontecimiento, la Iglesia, y nuestra parroquia, a través de un grupo de catequistas formado por cuatro matrimonios de la misma junto con un presbítero, os impartirán a padres y padrinos en un día, con anterioridad a la celebración del mismo, una catequesis sobre la importancia y el significado del sacramento.

 

DEJA UNA RESPUESTA

dos × dos =